Corría fines de agosto del 2013 y sentía que la vida me asfixiaba. El trabajo, las responsabilidades diarias, la eterna sonrisa de buen humor y los tratos cordiales de rigor todos los días. La base de los buenos tratos, el positivismo que en un punto llega a presionar el cuello de la camisa quitándote objetividad….